Mi primera cámara
fue una Chinon que compré en Andorra
el año 1985. Desde entonces he
destrozado
seis o siete.

Durante muchos años revelé los carretes y las fotos en casa. Hasta que en 2003 me pasé a la fotografía digital con gran dolor de mi corazón. 

Por sí sola, una fotografía puede describir el carácter de una persona, una situación o resumir un mundo.

Aparte del dolor o de un breve sentimiento de placer, no hay nada más instantáneo que una fotografía.

https://www.jorgenavarroperez.com/           ESCRITOR HISTORIADOR PROFESOR FOTÓGRAFO               © 2018 Jorge Navarro Pérez